jueves, 11 de enero de 2018

Para ser poeta hay que estar muy jodido.

A María Part.

Para ser poeta hay que estar mu jodido.
En serio, la gente feliz no se para a escribir
sobre lo maravilloso que es
disfrutar con esa película en el cine,
bajar a comprar el pan,
poner el agua a hervir para cocinar
o tener sexo mientras emiten
el tele film de sábado a las cuatro de la tarde.
Creedme, la felicidad es para disfrutarla,
no para escribir sobre ella.
Se hace poesía cuando se está en la mierda.
Sólo entonces, 
cuando te has hundido hasta el cuello,
y, buscando salvarte, estás más receptivo
a encontrar belleza en lo nimio,
puedes ponerte «intensito»
y escribir
sobre el mensaje trascendental de 
(inserte película aquí. Por ejemplo: Jurassic World),
lo esponjoso de la miga del pan,
que compraste antes de ayer, porque tenías dinero,
y te estás comiendo hoy, que ya no tienes dinero,
el burbujear del agua hirviendo,
para cocer arroz o pasta,
lo que te queda en la despensa a día diez del mes,
o sobre la siesta de proporciones bíblicas 
del sábado por la tarde
mientras emiten el tele film de antena tres.
(¿Quién dijo sexo?).

martes, 26 de diciembre de 2017

Me gusta escribir sobre ti.
Literalmente, me refiero.
Es decir, usarte de cartapacio,
recorrer tu espalda con mis dedos
a modo de estilográfica.
Hacer que te estremezcas
deletreando «caricia»,
en la parte anterior de tu antebrazo,
«susurro» en tu cuello
o «paz» en tu vientre.
Pero mi acción favorita
-ahora que hablamos de libros-
es estamparte un beso,
cual exlibris,
bajo tu clavícula
y dejarte una marca
perenne
en el recuerdo.

domingo, 10 de diciembre de 2017

martes, 5 de diciembre de 2017

Penélope

Soy gilipollas.
porque te echo de menos
y no soy capaz de tomar
este teléfono móvil
-que uso para buscar
chorradas en youtube,
para comprobar si
me han ingresado la nómina
e incluso para ver porno amateur
pensando en ti-
y no marcar los nueve dígitos, sin contar el prefijo,
que nos separan.

Gilipollas por no decirte
que te vengas a Madrid
y muramos de hambre,
o de frío,
o de amor,
pero juntos.

Gilipollas porque
aún espero que me esperes.
Pero yo ya no soy Ulises, y tú
te cansaste de Ítaca,
de la épica en verso,
de andar tejiendo y destejiendo
y de los cobardes.

domingo, 18 de junio de 2017

570,2 km

El tiempo que me tomé
para olvidarte del todo
nunca fue suficiente.
Ahora pruebo con la distancia.

sábado, 27 de febrero de 2016

A veces abro libros ya leídos
buscando frases que robé
-a punta de grafito-
con la intención de ofrecerte
un futuro distinto.

Qué iluso.